¿Cuál es el origen del cinturón de seguridad?

El cinturón de seguridad salva vidas. Últimamente las campañas de generación de consciencia están dando efecto y la gran mayoría de la gente lo está usando. Las muertes han disminuido en un gran porcentaje por accidentes, ya que el cinturón ayuda a que el cuerpo no salga inyectado, en el caso de que el auto sufra un impacto.

En la actualidad, abrocharse el cinturón es algo automático, pero aún hay personas que no lo tienen como hábito. Es un camino que empezó. 

La historia del cinturón no empezó con Ford ni mucho menos. Se remonta al año 1885. Los autos eran tirados a caballo y se implementó el cinturón simple. Aquel solamente ataba a la cintura. Era necesario para los carros a caballo porque al agarrar baches, la gente caía del vehículo. 

Luego continuó su experiencia en el área de los aviones. En 1911, se utilizó en un avión de los hermanos Wright. Pero, ¿por qué probarla en un avión?

Lo que buscaban era que las personas no salieran inyectadas de sus asientos al momento del despegue o durante los pozos de aire. En principio, los cinturones eran considerados como un complemento incómodo e innecesario. 

Finalmente, en los años 40 y 50, los accidentes comenzaron a ser mortales y los médicos no paraban de horrorizarse al ver fracturas de cráneos constantemente. La teoría de la época consistía en que si necesitaba un cinturón era porque el auto no era seguro.

En el año 1951 se creó el cinturón de tres puntas, «CIR-Griswold», pero no era eficiente. Su construcción no tenía en cuenta los distintos tipos de accidentes. Además, para ponérselo el conductor debía hacer mucho esfuerzo.

En 1955 propusieron, en Journal of the American Medical Association, diferentes medidas de seguridad, entre las que estaba el uso del cinturón de seguridad en el auto. Entre 1949 y 1955, Tucker, Nash y Ford comenzaron con la idea del uso del cinturón de seguridad.

Recién en 1957, Saab fue el primer fabricante de autos con cinturón de seguridad. Pero en 1959 llegó el cinturón de seguridad de tres puntos, tal como lo conocemos en la actualidad.

Bohlin fue el creador. Luego de que su familia falleciera en un accidente de tránsito, se propuso mejorar este elemento. Por un lado, es enrollable y, por otro, se puede colocar en un solo movimiento.