Seguridad: los niños a la sillita

¿Sabías que a fines del 2018 salió una nueva reglamentación para la Ley Nacional de tránsito

Reglamenta que los menores de 10 años deben viajar con el Sistema de Retención Infantil (SRI), acorde a su tamaño y peso.  Una sillita bien instalada reduce la mortalidad durante un accidente en un 80% y las lesiones en un 90%.

En caso de usarla y que no sea la adecuada, o que no esté sujetada de la forma correcta, genera los mismos resultados que no usarla. El cinturón de seguridad, al ser muy pequeños, puede presionar su pecho y causarle asfixia o incluso quebrarle los huesos.

Si bien es una Ley Nacional, cada provincia puede adaptarla. Al ser un país federal, cada provincia dispone de su elección.

Por ejemplo: en la provincia de Mendoza es obligatorio que los taxis utilicen el SRI a la hora de llevar a un niño como pasajero. En cambio, en la Provincia de Buenos Aires es obligatorio que los chicos de hasta 12 años viajen bajo este régimen.

Veamos cuáles son las edades y los pesos en los que rige este sistema:

🚗 Grupo 0 o 0+: son aquellos recién nacidos hasta los 13 kilos. En realidad, son conocidos como «huevitos» y se colocan al sentido contrario al vehículo.

🚗 Grupo 1: son las sillitas para niños que van entre los 9 meses y los 4 años. Aquellos que pesan entre 9 y 18 kilos. En este caso, ya va colocada en el sentido del auto. 

🚗 Grupo 2: son para los niños que tiene entre 4 y 6 años y pesan entre 15 y 25 kilos.

🚗  Grupo 3: ya en este grupo, es propio hablar de un adaptador de asiento. Es para los niños que tienen entre 6 y 12 años y pensan entre 22 a 35 kilos.

Las multas por no cumplir con esta norma van desde los $3.000 a $11.000.

Cuidar a los niños es más que prioritario. Siempre intentamos que se encuentren sanos y seguros de todas las formas posibles. Los llevan al pediatra, al colegio, al jardín y les damos educación. Debemos cuidarlos en todos los aspectos.

Nadie dijo que iba a ser fácil, hay circunstancias donde los niños solamente quieren viajar con sus padres. La solución no es llevarlos adelante, en todo caso, alguno de los dos debería ir atrás con ellos.

Llevarlos en un auto con seguro también es cuidarlos. Contratá el que más se adapte a tus necesidades y tus costos.